jueves, 17 de abril de 2008

Ronaldinho - Traspasado - Adios

george riva-paterson
Hey bloggers,
- Transcribo aquí una carta certificada que he recibido... -

Hola, me llamo Ronaldihno y me gusta mucho la discoteca.

Soy futbolista desde pequeñito, siempre se me dió bien esto de la pelota: los regates, las palomitas, los ’chuts’ y todas estas cosas. Como no lo hacía mal enseguida vinieron a buscarme los ’listillos’. Los listillos son unos hombres con traje y relojes de oro que te prometen el oro y el moro para que les des el trabajo de 'representarte'. Es muy sacrificado pero ellos son buenos y lo hacen por mí, porque les caigo bien. Siempre les estaré agradecido. Más tarde cuando ví que lo de los managers era demasiado duro para ellos, decidimos con mi hermano que mejor sería que llevara él personalmente mis asuntos. De esta forma les quitábamos a los ’listillos’ un gran trabajo de encima. Los pobres, trabajan tanto y cobran tan poco...

Bien, a continuación me desplacé de mi Brasil natal a Europa, la tierra de las oportunidades para los buenos futbolistas. Yo estaba lógicamente muy contento, un nuevo mundo se abría ante mí. Jugué en varios equipos y finalmente me fichó uno de los más prestigiosos, el F.C. Barcelona. Al parecer, había una junta directiva nueva y con ganas de ’hacer las cosas bien’. Yo estaba contentísimo y saltaba de alegría. << Esta gente es maravillosa>> me decía a mi mismo. <<Confían en mí, creen que soy un gran jugador, me valoran y saben de mi gran potencial>>. Estaba encantado, flipado.

Cuando llegué a Barcelona, el F.C. Barcelona, el Gran F.C. Barcelona estaba, como dicen por estas tierras, hecho un 'fristro de pecador'. No había visto nunca nada igual: el equipo estaba hundido moralmente, los compañeros del equipo tenían unas caras laaaargas y triiistes. Parecía que fueran a llorar a cada minuto. Y la afición, buf! la afición!, todavía estaba peor. Al parecer no ganaban un título ni por casualidad desde hacía tiempo y esto, unido a otros problemas que todavía no he logrado comprender, hacía que todo el ambiente fuese bastante lamentable.

<<Tranquilo, Ronnie>>, me dijo mi buen amigo Sandro Rosell. <<Yo te he traído a este club porque es el mejor. Aquí lo ganarás todo: títulos, fama, dinero, prestigio. Todo. Además, con la ilusión que tiene esta Junta Directiva todo va a cambiar de forma espectacular. Seremos los mejores, no lo dudes.>>

Como Sandro era un buen tipo y además muy inteligente me lo creí y me dispuse a trabajar, a jugar, que es lo que a mí me gusta aparte de la discoteca.

Al principio no fue muy bien, el equipo no ganaba y además el entrenador, un holandés llamado Rijkaard, un tipo muy hábil y sabio no sabía dónde ponerme a jugar. Pero poco a poco, con trabajo, con disciplina y con mucha ilusión y alegría las cosas cambiaron de verdad. Yo veía que a mis compañeros se les iba contagiando mi sonrisa. Veía que el equipo cada vez jugaba mejor, nos compenetrábamos muy bien y sobretodo, teníamos hambre de gol, ansia de victoria: la mirada del tigre.

Cómo es la vida eh! . Cuando mejor íbamos, cuando casi ya ganamos una liga y se vislumbraba que nuestro equipo, el Gran F.C. Barcelona iba a ser IMPARABLE, INVENCIBLE, resulta que el Presidente Sr. Laporta empieza a engordarse como un ’bacó’, es decir, como un cerdo gordo. Y claro, con tanta grasa en las venas el cerebro se le embotó.
Lo primero que hizo fue forzar a mi amigo Sandro a que abandonara la Junta Directiva del F.C. Barcelona. Eso ya no me gustó nada. Pero bueno, yo tenía que seguir en el club pues ese es mi trabajo.

Continué haciéndolo bastante bien. La gente me adoraba. Como lo hacía tan bien en el campo y ayudaba a mis compañeros a que ellos también lo hicieran bien, el equipo ganaba. Y sí, Sandro Rosell tenía razón; lo ganamos todo.
A mí además me dieron ’el balón de oro’, el máximo galardón que puede recibir un futbolista a nivel individual.

Cuando las cosas estaban así empezaron los problemas. Primero me dijeron que el Barcelona era más que un Club. Yo pensé <<más que un club?, bueno sí, son varios clubs, no?, también tiene basquet, balonmano...>>. Pero no se referían a eso. Me dijeron que el Barça era mucho más que un club porque también reflejaba la actitud, los sentimientos y las esperanzas de todo el pueblo de Catalunya. Bueno, bien. Orgulloso de poder ayudar, de poder colaborar. Pero no. No se trataba de eso.

No recuerdo bien las palabras exactas pero la cosa fue más o menos así:
Se me acercó un día el Presidente (al que en un principìo no reconocí porque pensé que se trataba de la mascota de jamones Maret - corre, corre que viene Maret!), y me dijo:

<<Mira Ronnie, el barça es más que un club y tú eres el mejor jugador del mundo; queremos que te quedes con nosotros TODA LA VIDA. Te haremos un contrato que fliparás y bla, bla, bla, bla>>. La verdad, en pleno siglo 21 hay que ser muy burro (con perdón) para pensar que algo va a durar toda la vida. La cosa como es lógico no se realizó aunque, eso sí, yo mejoré mi contrato. "Posesión! Posesión! Eres nueestrooo!, es lo que retumbaba en mi cabeza".

Más tarde ya me empecé a mosquear. Yo que, humildemente, había puesto todo el empeño en AYUDAR a levantar el equipo, tanto técnicamente como moralmente, nunca me quejé de nada. NUNCA. Al contrario, SIEMPRE estuve agradecido tanto al Club, al F.C. Barcelona, como a la afición. Siempre lo estuve y siempre lo estaré. Entiéndanme, al Club y a la afición, NO a la Junta Directiva.

Bien, en tales circunstancias, va un compañero mío de vestuario y sin venir a cuento de nada, simplemente por un ataque de celos, por no ser él el crack que quería ser (y a mí qué coño me cuenta!), sale por la tele ’cagándose’-con perdón- en el entrenador, en mí y en no sé quién más - digo que no sé en quién más porque hablaba muy raro y no se le entendía bien.

Entonces, el Presidente Sr. Bacó, en vez de dejar que el 'entrenata' le aplique la disciplina que correspondía, dijo que se ocuparía él personalmente del asunto. Al final : Nada. No hizo nada y mi compañero Samuel siguió haciendo lo que le dió la gana.

Yo ya ví que eso era el final. Todo el mundo lo vió. Todos menos el Sr. Bacó.

Ahora llevo ya mucho tiempo sin jugar. No me apetece. He recibido más palos de los que cualquiera podría soportar. Muchos más. Ya nadie se acuerda de lo que, humildemente, ayudé a conseguir para este club, para todos nosotros.

Da igual, yo sigo sin quejarme. Respeto a todo el mundo y no me quejaré porque esta es mi forma de ser. Pero lo paso mal. Muy mal.

Así que, como no me van a hacer un homenaje ni nada (sí, me gustaría, a quién no?) pues yo me voy a la discoteca y después al MILAN, claro.
Si puedo, si depende de mí, seremos pronto campeones de Europa.

Gracias Barcelonistas, gracias F.C. Barcelona, hasta siempre!

PD. Sí, además de la discoteca me gustan las mujeres, y qué!!!?. Pongo mis dos huev.. en el fuego a que CUALQUIERA de estos directivos del F.C. Barcelona jurarían en vano por el Real Madrid si se les pusiera a tiro alguna de las mujeres con las que tengo el placer de intimar. Apostamos?

4 comentarios:

Josep dijo...

Sí, esto está muy bien, pero Ronaldinho todavía no ha sido traspasado ni al Milan ni al Chelsea ni a ningún otro equipo. Esperamos, como hace Messi que no se vaya del Barça.
Y como Ud. dice, esto tambien depende de su hermano Assís

Isma dijo...

Es un tema escabroso. El otro dia vi en la tele que un periodista decia que los directivos se iban de farra con Ronaldinho . No sé si será verdad pero es un tema que se está tapando eso esta claro. Un supercrack como Ronaldinho no se puede ir por la peuerta trasera de esta forma. Esto lo tendían que arreglar.

Gato dijo...

Ese Ronaldinho es un vago como todos. Llegan cobran ya tomar XXX . No aprendemos las leciones

matias dijo...

Realmente tenías razón ya en Abril!! Impresionante! Finalmente Ronaldinho ha sido traspasado al Milan. Tal y como tu decías. Felicidades